Inicio : En armonía : Yo practico Biodanza, la danza de la vida

Yo practico Biodanza, la danza de la vida

19 noviembre 2015

Nada en la vida es casualidad, eso fue lo primero que pensó Luz cuando una de sus amigas la invitó a hacer parte de una maratón de Biodanza.

Luz Biviana Gómez es historiadora, hace acompañamiento técnico y social a asociaciones de varios territorios de la ciudad, también es formadora de derechos humanos de las mujeres y desde el 2014 viene preparándose como terapeuta menstrual, y por esta razón, su ayuda a las mujeres, fue que decidió aceptar la invitación a participar en Biodanza.

Para ella el tema de Biodanza no era totalmente desconocido, algunas de sus amigas estaban estudiando el profesorado, pero nunca se había interesado por ir. Hasta que luego de la invitación, más por motivos profesionales que personales, decidió asistir.

Su primer acercamiento con esta práctica fue en noviembre del año pasado en un encuentro de dos días en Santa Elena. Conversaron, danzaron, compartieron, pero lo más importante fue que allí Luz se sintió más conectada con sus hijos, con todas las mujeres y con ella misma.

Biodanza

Para Luz las maratones son un espacio donde se mueven mucho las emociones, donde algo dentro de uno mismo empieza a dar un giro, a regularse de alguna forma, y eso lo puede sentir desde situaciones corporales hasta sensaciones muy profundas como de mucha euforia o mucha tristeza.

A partir de ese día Luz vio la posibilidad de encontrarse consigo misma, de sanar su ser interior y de convertirse en una mejor persona para poder continuar ayudando a las demás mujeres. Fue algo muy especial, recuerda, y desde ese momento su motivación para realizar esta práctica paso de ser algo solamente profesional a convertirse en una elección personal.

Enamorada completamente de la Biodanza, Luz decidió continuar por ese camino y empezar a hacer parte de los grupos regulares de esta práctica. Estos son sesiones de dos horas a la semana, donde se trabajan 5 líneas de vivencias, la que más le gusta a ella es la línea de la trascendencia, porque siente que esa es la que agrupa a todas las demás, le permite conectarse con el universo al que pertenecemos y tener esa conciencia de la vida.

La biodanza

Durante las sesiones semanales de Biodanza siempre hay una conversación previa con los asistentes sobre cómo están, qué emociones traen de la semana. Es en ese momento donde Luz genera esa confianza y ese compartir con lo demás participantes del grupo, sean hombres, mujeres o niños.

“Cuando estoy en Biodanza encuentro en la danza la posibilidad de que las mujeres a través del movimiento tambiénsanemos, porque la Biodanza con la música trabaja mucho las emociones”, expresa Luz, para quien sanar significa reconocer que hay una situación que podemos resolver, ya sea biológica o familiar.

Esta historiadora de 47 años da gran importancia al proceso de sanación de cada uno de nosotros y rescata la posibilidad que le da la Biodanza de escribir sus pensamientos, emociones. Esto acompañado de la danza le ha permitido descubrir sensaciones como la libertad, sentirse liviana, sin tanta presión ni cargas familiares y sociales.

Luego de pertenecer a los grupos regulares por 4 meses, Luz se dio cuenta que tenía que dar otro paso, que no le podía dar más tiempo a lo que la vida le estaba mostrando que era su camino y decidió empezar a formarse como facilitadora de Biodanza.

La biodanza

Este es un proceso que dura 3 años, en los cuales tienen maratones cada mes, donde estudian documentos a través de charlas y danza, deben seguir perteneciendo a un grupo regular y al final deben presentar un trabajo de grado, el de Luz será sobre el ciclo lunar. Cuando vayan finalizando los 3 años Luz debe conformar un grupo regular de 8 prácticas y cuando cumpla con todos los requisitos puede ser facilitadora de Biodanza.

Cuando vayan finalizando los 3 años Luz debe conformar un grupo regular de 8 prácticas y cuando cumpla con todos los requisitos puede ser facilitadora de Biodanza.

Para ella Biodanza significa danzar la vida plena, encontrar su ritmo, remover la existencia, tener la posibilidad de encontrarse consigo misma, reconocer la vitalidad de su cuerpo y darse respuestas que le permitan sanar su interior para ayudar a otras mujeres a hacer lo mismo.

Luz encontró en la Biodanza su estilo de vida, un camino que está recorriendo y al que nos invita a hacer parte para reencontrarnos con nuestra esencia.

¡Anímate tú también a conocerte y a conectarte con tu ser interior!

 

Comentar este artículo

clau

23/00/2015

Hola! muy interesante, tienen más información del tema??

Videos

Ver más