Orientación para la familia del adulto mayor: Actividades físicas

Salud y bienestar

24/02/2015

Hacer ejercicio, resulta útil tanto para los músculos y articulaciones como para la atención y concentración. Además de que puede generar una sensación de bienestar. Es importante desde el punto de vista físico que el paciente se pueda levantar a diario. Si no es capaz de caminar, debe levantarse a una silla y sólo en última instancia permanecer en cama día y noche. En el caso de que el paciente se levante (de pie o en silla), colabórale en su cuidado personal como baño, alimentación, vestuario y ejercicios.

Puedes ayudarlo a realizar flexiones y extensiones de las extremidades y del tronco, y evitar la tendencia a encorvarse. Para mover los brazos con amplitud puedes entregarle un bastón en las manos, para que lo mueva con los brazos extendidos hacia arriba y abajo, y de derecha a izquierda. También pueden jugar a recibir y arrojar una pelota. Para las piernas, además de caminar, es útil realizar flexiones apoyándose en un mueble firme. Si el paciente está sentado, se recomienda extender y levantar sus piernas, y llevarlas de derecha a izquierda, de ser posible, con un peso en el pie.

Actividades físicas: algunas recomendaciones

Cuando la persona está sentada, el asiento debe ser cómodo, pero es deseable que sostenga el tronco de un modo activo y no se deje caer en los brazos de un sillón. Puedes usar elementos de ayuda como cabestrillos (para sostener un brazo paralizado), soporte torácico (como abrazadera para sujetar al paciente a la silla si no sostiene el tronco), y respaldo alto.

Estando en silla, puedes ayudarlo a apoyarse en las manos para levantar las nalgas del asiento, extender el tronco, levantar y mover las piernas, y girar la cabeza en diversos sentidos. Finalmente, son útiles los ejercicios respiratorios, especialmente hacer intentos por expulsar todo el aire de los pulmones.

Si permanece en cama, te recomendamos realizarle cambios de postura cada dos horas, para evitar la formación de úlceras por presión

Debes realizar con el paciente ejercicios activos:

Imitación de caminata o trote, extender o flejar el tronco, levantar la cabeza o apoyarla con fuerza en la almohada para elevar el tronco, mover los brazos con o sin un peso.

Ejercicios isométricos (apretar y soltar los músculos de las extremidades y del tronco sin moverlos). Muchas de estas actividades pueden hacerse en forma de juego, para que despierten el interés del paciente y te permitan tener interacción con él. Además te sugerimos ponerle medias o vendas elásticas en las piernas, para evitar la trombosis venosa. Las vendas se colocan desde la punta de los dedos del pie a la pantorrilla, sin apretar demasiado, y se sueltan 30 minutos cada 6 horas. Si el paciente tiene una mano paralizada, debes evitar la deformación en garra, colocando en la palma un rollo de papel higiénico. Si tiene un brazo paralizado debes levantárselo varias veces al día. Esto impedirá la rigidez y el dolor del hombro inmóvil, y servirá como ejercicio para el brazo sano. También debes evitar el pie equino (caído), usando un apoyo que le mantenga el pie en 90°.

Para evitar la baja de presión siéntalo al borde de la cama con los pies apoyados en el suelo o una silla. Lo puedes ayudar a extender los brazos hacia atrás apoyando las palmas de la mano en la cama, incluso el brazo paralizado, si tiene una hemiplejia, para sostener mejor el tronco. Inicialmente este ejercicio dura solo 1 ó 2 minutos pero debe repetirse 10 a 15 veces al día. Paulatinamente, el paciente deberá ser capaz de sostener el tronco sin mareos ni agotamiento. Solo cuando tolere esa posición lo podrás trasladar a una silla o intentar ponerlo en pie, de lo contrario sería muy riesgoso, ya que podría caerse ocasionando lesiones físicas y aumentando el miedo a intentarlo de nuevo.

Autor: Archibaldo Donoso Sepúlveda

Un grupo de profesionales en diferentes áreas de la salud está a tu disposición para resolver tus inquietudes.

Comentar este artículo

Síntomas de las úlceras por presión

Úlceras por presión ¿cómo prevenirlas?

Las úlceras por presión son heridas en la piel ocasionadas por apoyar el cuerpo sobre la cama o la silla, en una misma posición por tiempo prolongado. Esta presión no permite que la sangre llegue adecuadamente a todos los tejidos del cuerpo, generando úlceras.

La alimentación es una tarea que requiere paciencia y cuidado

Cómo alimentar al paciente en cama

Alimentar al paciente es una tarea que debe realizarse con paciencia y cuidado, además, es importante conocer las condiciones físicas y mentales de la persona.

Recibe información de tu interés

Recibe nuestro e-mail NotiTENA, entérate sobre temas de actualidad en bienestar y despeja todas tus dudas.

{{Mensaje}}