Cuidados del paciente con artritis





Cuidados del paciente con artritis

24/02/2015

La artritis puede hacer que algunos aspectos de la vida cotidiana del paciente cambien, y es aconsejable que esta nueva situación se maneje de la mejor forma posible y sea controlada.

Existen algunos tratamientos y terapias que permiten controlar la enfermedad y son esos cuidados los que harán que el cuidado del paciente sea más eficiente.

 

Cuidados básicos del paciente con artritis:

 

  • Dormir de 8 a 10 horas en la noche para un adecuado descanso. Es recomendable iniciar el día con un buen baño de agua caliente para disminuir la rigidez de las articulaciones que se presenta en la noche por la inmovilidad.
  • Si es posible, evitar actividades que requieran esfuerzos físicos o que lo obliguen a estar mucho tiempo de pie o que necesiten de movimientos constantes y repetitivos.
  • Para un óptimo cuidado del paciente es muy importante insistir en la realización de ejercicios que ayuden a aliviar el dolor como caminatas y gimnasia acuática.
  • Evitar que en las tareas domésticas hagan fuerza con las manos.
  • Cuando la persona está en reposo, es importante mantener una postura en donde las articulaciones no estén dobladas si no estiradas. Se puede utilizar una almohada baja para dormir.
  • Cuidado con el peso, pues es una carga adicional a las articulaciones de caderas, rodillas y pies.
  • Cuando las articulaciones estén inflamadas deben estar en reposo, pero sin exagerar para que no tenga daños irreversibles

 

Si con tratamientos y terapias no se consigue la mejoría del dolor y de la inflamación en general, es posible que tengan que descartar complicaciones en las articulaciones. Consulta con tu médico para que sea él quien evalúe los síntomas y los trate de manera adecuada.

 

Un grupo de profesionales en diferentes áreas de la salud está a tu disposición para resolver tus inquietudes.

Comentar este artículo

Síntomas de las úlceras por presión

Úlceras por presión ¿cómo prevenirlas?

Las úlceras por presión son heridas en la piel ocasionadas por apoyar el cuerpo sobre la cama o la silla, en una misma posición por tiempo prolongado. Esta presión no permite que la sangre llegue adecuadamente a todos los tejidos del cuerpo, generando úlceras.

Recibe información de tu interés

Recibe nuestro e-mail NotiTENA, entérate sobre temas de actualidad en bienestar y despeja todas tus dudas.

{{Mensaje}}