Manejo del paciente postrado en cama

Aprende sobre los cuidados que un paciente postrado en cama necesita

24/02/2015

El paciente postrado en cama es aquel que, por diferentes motivos está obligado a permanecer inmóvil en la cama, ya sea por causas de la edad, un accidente, o una enfermedad.

Es necesario asistirlo en actividades de autocuidado y de la vida cotidiana como: el baño, higiene personal, vestido, alimentación, cuidado del cuerpo y eliminación de esfínteres.

Se debe prevenir

  • Alteraciones en la circulación sanguínea que desembocan en problemas como trombosis venosa.
  • Mala ventilación pulmonar con retención de secreciones y predisposición a las infecciones respiratorias (neumonía).
  • Pérdida de masa muscular, generando una atrofia y debilidad muscular.
  • Rigidez articular con posibilidad de anquilosis de las articulaciones, generando perdida funcional y dolor ante cualquier movimiento.
  • Aparición de úlceras por presión que son lesiones en la piel, cuya profundidad puede variar desde una erosión superficial hasta una afectación más profunda, con riesgo de llegar hasta el hueso.

Recomendaciones de cuidado

  • En los encamados, el aseo corporal alivia el dolor, la rigidez articular, y reduce molestias como el prurito o comezón, ocasionado por la piel seca.
  • Antes de iniciar el baño, hay que decirle a la persona lo que vamos a hacer, ya que le estamos violentando su intimidad física y psíquica.
  • Al retirar el camisón o pijama, cubrir al paciente con una toalla grande.
  • Limpiar su cuerpo por partes con una esponja sumergida en agua tibia jabonosa. El jabón debe ser de pH neutro, de lo contrario favorecerá la resequedad de la piel.
  • Para que el paciente no se enfríe, cubrir el área limpia con la toalla.
  • Comenzar el lavado colocando al paciente boca arriba, y terminar girándolo boca abajo. Si no puede permanecer en esta posición, se recomienda colocarlo de lado.
  • Comenzar el lavado por la cara, y seguir en este orden, cuello, extremidades superiores, abdomen, extremidades inferiores, y por último los genitales, ano y glúteos.

La higiene de las mucosas


Higiene de los ojos

El lavado de los ojos debe hacerse con una toalla o paño suave humedecido en agua, efectuando pasadas desde el lagrimal hacia el ángulo externo del ojo. Usar un paño para cada ojo.


Higiene de las fosas nasales

Lavar la nariz instilando unas gotas de agua con sal o con una gasa impregnada en suero salino. Debe cambiarse de gasa para cada fosa nasal.

Higiene de la boca

  • El lavado de la boca debe hacerse diariamente con suavidad, usando un mango de cuchara o un baja lenguas envuelto en una gasa impregnada de suero o agua con bicarbonato.
  • Procurar llegar a todos los lugares: paladar, encías, base de la boca y lengua.
  • Enjuagar adecuadamente, con la debida precaución para que el paciente no se ahogue.
  • Humectar los labios con vaselina o algún otro producto para ello.
  • Proceder al lavado tras cada una de las comidas, aun cuando el paciente se alimente por otra vía diferente a la oral.
  • En las personas portadoras de prótesis, retirar las dentaduras y proceder a su limpieza tras cada comida. La dentadura postiza se debe retirar siempre para dormir.

Alimentación del paciente encamado

  • La alimentación es muy importante, ya que la carencia de nutrientes aumenta la posibilidad de formación de úlceras.
  • Se debe colocar al paciente en una postura adecuada, elevando la cabecera de la cama o colocando almohadas para que apoye la espalda. Si el paciente recibe la nutrición por otra vía diferente a la oral, ya sea por sonda nasogástrica (sonda por la nariz), o sonda de gastrostomía (sonda en el estómago), es igualmente importante sentarlo o elevarle la cabecera para prevenir complicaciones graves como la broncoaspiración (alimento en los pulmones).
  • Conviene adaptar la dieta recomendada para que la pueda tomar y digerir sin complicaciones.
  • La dieta deber ser variada, rica en proteínas, vitaminas y minerales que faciliten la regeneración de los tejidos. En ocasiones se precisa un aporte nutricional complementario.
  • Asegurar un aporte diario de fibra para mantener el ritmo intestinal.
  • El consumo de líquidos debe ser 1,5 a 2 litros al día como mínimo, salvo que existan contraindicaciones reseñadas por el médico.
  • Administrar gelatinas o espesantes si es preciso para lograr la ingesta requerida de líquidos.
  • El paciente no debe acostarse inmediatamente después de comer, con el fin de evitar reflujos de jugo gástrico. Solo puede hacerlo, hasta pasados 30 minutos después de la ingesta.

Autocuidado para el cuidador

  • Mantener siempre posturas adecuadas para prevenir lesiones de columna.
  • Tener dos o más cuidadores por paciente con el fin de rotar y repartir las cargas.
  • Procurar dormir períodos de tiempo adecuados, que permitan el descanso.

 

Fuente: Guía de recomendaciones al paciente. Salud Madrid.

Un grupo de profesionales en diferentes áreas de la salud está a tu disposición para resolver tus inquietudes.

Comentar este artículo

Cuidados que se le administran a los enfermos terminales

Cuidados paliativos

Según la OMS en el 2005 el 12.6% de la población mundial falleció debido a cáncer, sida y tuberculosis, enfermedades que ocupan los puestos 6, 7 y 8 entre las causas más frecuentes de mortalidad en el mundo.

La alimentación es una tarea que requiere paciencia y cuidado

Cómo alimentar al paciente en cama

Alimentar al paciente es una tarea que debe realizarse con paciencia y cuidado, además, es importante conocer las condiciones físicas y mentales de la persona.

Recibe información de tu interés

Recibe nuestro e-mail NotiTENA, entérate sobre temas de actualidad en bienestar y despeja todas tus dudas.

{{Mensaje}}