Cuidar de la propia salud

Tips de salud

25/02/2015

Cuidar de otra persona implica adquirir una serie de exigencias que algunas veces pueden perjudicar al cuidador, tanto en el aspecto físico como en el mental y psicológico. A veces, en la labor de cuidar, se descuidan actividades que permiten recuperarse de aspectos como el cansancio, la tensión y el estrés de cada día. Por eso, los cuidadores que mejor se sienten son los que llevan unos hábitos de vida saludables que les permiten tener unas mejores condiciones físicas y psicológicas y así cuidar correctamente de sí mismos y de su familiar.


Te orientamos a través de unas sencillas y básicas acciones para tu salud:

1. Dormir lo suficiente

Dormir es una necesidad vital. Sin un sueño reparador, las personas pueden tener multitud de problemas como falta de atención, mayor riesgo a sufrir accidentes e irritabilidad. La falta de sueño es un problema frecuente entre los cuidadores porque muchas veces cuidar a un familiar significa atenderlo día y noche. Todo ello puede ocasionar un aumento de la tensión emocional y una mayor fatiga del cuidador.

2. Hacer ejercicio con regularidad

El ejercicio físico es una forma útil de combatir la depresión y la tensión emocional. Es una manera saludable de eliminar las tensiones que se van acumulando a lo largo del día. Muchos cuidadores pueden pensar que encontrar tiempo para hacer ejercicio es en sí mismo un problema. Pero siempre hay alternativas. Caminar es una de las formas más sencillas de hacer ejercicio, y por ello se pueden aprovechar las salidas a la calle (de compras o a hacer gestiones) para caminar un rato. De igual forma, si las condiciones físicas de la persona a la que se cuida lo permiten, pueden pasear juntos, aunque sea durante un breve espacio de tiempo. La bicicleta estática también es una buena opción para hacer ejercicio cuando salir de casa resulta difícil.

3. Evitar el aislamiento

Muchos cuidadores, como consecuencia de un exceso de trabajo, se distancian de sus amigos y familiares cuando la persona a la que cuidan requiere una dedicación intensa. Esto puede llevar a una situación de aislamiento que aumenta en el cuidador la sensación de "sobrecarga" y estrés, y que le puede ocasionar problemas físicos y psicológicos. Para evitar que esto ocurra, una buena solución es que el cuidador disponga de algún tiempo libre para hacer actividades que le gusten.


Si el cuidador tiene dificultades de tiempo y es necesario que otras personas le sustituyan durante algún periodo, la petición de ayuda puede dar muy buenos resultados. En cualquier caso, es importante mantener las amistades y dedicar un tiempo a estar con ellas.

4. Salir de casa

Destinar algún tiempo a estar fuera de casa es también un hábito saludable y aconsejable para los cuidadores. Ante una recomendación como esta, los cuidadores suelen plantear la siguiente cuestión: "Me parece muy bien, pero ¿con quién dejo a mi marido (padre, hermana,...)?". Evidentemente, no es fácil, pero es importante buscar alternativas, ya que si no contamos con momentos para estar fuera de casa, visitar a alguien, pasear o estar con amigos,  podríamos llegar a tener la desagradable sensación de vivir "atrapados". Para que esto no ocurra, apóyate en un familiar o amigo que te sustituya en los momentos en los que sientas necesitas un descanso.

5. Mantener aficiones e intereses

Con frecuencia, las personas que cuidan familiares mayores, tienden a centrarse de forma casi exclusiva en las necesidades de éstos y a emplear la mayor parte de su tiempo en atenderles, sin reparar en sus propias necesidades. Sin embargo, aunque resulte difícil, lo ideal es mantener un equilibrio entre las propias necesidades e intereses personales y las obligaciones que implica cuidar a un familiar. Por eso, en el caso de que se hayan ido abandonando aficiones, actividades, contacto con amistades, y demás, es conveniente que poco a poco se vayan incorporando otra vez a nuestra vida. Así, el cuidador puede empezar por elaborar una lista de las actividades que le gustaría hacer y, a partir de ahí, elegir aquellas que resulten más viables y comenzar con ellas. Gradualmente se podrá ir seleccionando otra actividad para incorporarla y, de esta forma, conseguir que el disfrute personal sea una parte natural de la vida diaria del cuidador.

6. Descansar

Las personas que están cuidando a un familiar se ven sometidas a lo largo del día a un esfuerzo continuo. Por ello, es importante que introduzcan en su vida diaria momentos de descanso sin que sea necesario para ello salir de su casa o dejar solo a su familiar. Existen formas sencillas de distraerse y relajarse, por ejemplo, respirar profundamente durante unos instantes, mirar a lo lejos por la ventana, pensar en algo agradable, tomarse un refresco, entre otras. También puede ser muy útil practicar alguna técnica de relajación. La relajación es un buen método, con una dedicación mínima de tiempo al día podemos conseguir grandes beneficios físicos y psicológicos.


Posibles razones para no dormir: orientaciones para cuidar al cuidador

El cuidador tiene demasiadas tareas que hacer durante el día, y por ello no dispone de tiempo para dormir lo suficiente. Para esto se recomienda planificar el tiempo, realizar sólo aquello que es estrictamente necesario y dedicar algunos momentos del día a descansar. Esto permitirá que el cuidador se sienta mejor y además, le ayudará a rendir más. También se puede descansar durante los momentos del día en los que la persona que recibe los cuidados descansa, por ejemplo, la hora de la siesta.

La falta de tiempo es una de las mayores preocupaciones de los cuidadores, pues deben repartir su día entre sus propias necesidades, cuidar a su familiar, atender a otras personas de la familia, sus responsabilidades laborales, y estar con amigos. El tiempo siempre es limitado y ejerce una gran presión sobre los cuidadores, quienes se sienten en muchas ocasiones "superados" por las múltiples obligaciones y tareas que deben realizar a la vez. Intentar combinar de la mejor manera posible nuestras obligaciones, necesidades y cantidad de tiempo del que se dispone, es algo que sin duda puede ayudarnos a vivir mejor.


¿Cómo organizar el tiempo?

  • Preguntarse "¿Es necesario hacer esto?". De esta forma se puede decidir qué actividades son importantes y a qué actividades se puede decir "no".
  • Marcarse objetivos realistas antes de comprometerse. Contar con otros miembros de la familia. Consultarles, pedirles su opinión, ver con ellos en qué pueden ayudarnos e incluir esta ayuda en nuestro plan de vida.
  • Hacer partícipe a su familiar de los cambios y decisiones.
  • Elaborar un plan de actividades.

 

¿Cómo hacer un plan de actividades?

1. Hacer una lista de todas las tareas que se deben realizar.

2. Ordenarlas según su importancia, empezando por las más relevantes.

3. Anotar para cada tarea el tiempo aproximado que necesita dedicarle.

4. Hacer otra lista con las actividades que le gustaría realizar.

5. Ordenarlas según la importancia para usted.

6. Anotar para cada actividad el tiempo aproximado que necesita para realizarla.

7. Haga ahora una única lista con las tareas que debe realizar y las que le gustaría realizar siguiendo un orden de importancia.

8. Si no hay tiempo para todas las tareas y actividades que ha anotado, posponga para otro momento las que están en los últimos lugares de la lista y, cuando disponga de tiempo extra, dedíquelo a ellas.

Fuente: Eroski Consumer

Un grupo de profesionales en diferentes áreas de la salud está a tu disposición para resolver tus inquietudes.

Comentar este artículo

Desgaste físico y emocional

Síndrome de Burnout

El síndrome de Burnout, también llamado síndrome de desgaste profesional o síndrome del trabajador desgastado, es un padecimiento que consiste en la presencia de una respuesta prolongada de estrés en el organismo.

musicoterapia, relajación y bienestar emocional

La musicoterapia, relajación y bienestar emocional

La musicoterapia utiliza las cualidades de la música para estimular el cerebro y manifestar los mejores sentimientos. La melodía evoca recuerdos, sensaciones y emociones que harán sentir al paciente más tranquilo.

Recibe información de tu interés

Recibe nuestro e-mail NotiTENA, entérate sobre temas de actualidad en bienestar y despeja todas tus dudas.

{{Mensaje}}