¡Ejercita tu memoria!

Psicóloga y Magister en Psicología de la Educación

26/11/2015

Mantener una mente activa y una buena memoria son aspectos que no solo son importantes dentro de tu labor, en la vida diaria también necesitas conservar tus funciones cerebrales óptimas para desarrollarte de la mejor manera.

Diana María Martínez, Psicóloga y Magister en Psicología de la Educación, nos cuenta la importancia de ejercitar nuestra memoria diariamente y comparte con nosotros algunos ejercicios básicos para prevenir la pérdida de la memoria.

La memoria es la capacidad que tenemos todos los seres humanos para guardar información, clasificarla, codificarla y para recuperarla después que ha sido guardada, pero ¿por qué existen cosas que se nos graban mejor que otras?

Según la importancia que nosotros demos a la información que estemos recibiendo y la utilidad que hagamos de ella es que conseguiremos guardarla o no, además del tiempo que permanecerá en nuestra memoria, es decir, si logras asociar un evento con algo o si usas repetitivamente cierta información, es posible que esta se guarde en tu memoria a largo plazo.

Así, para que la información se guarde en nuestra memoria siempre desarrollamos el siguiente proceso:

 

Proceso para guardar la información en nuestra memoria

 

Todos los seres humanos percibimos y ponemos atención de una manera diferente a determinada situación, de ahí depende que para algunos sea más fácil recordar una dirección o un nombre, muchas veces porque la asociación de ese aspecto con algo de tu vida hace que sea más fácil recordarlo.

La memoria es una de las funciones básicas del cerebro que se estimula durante toda la vida, sin embargo, por el avance tecnológico hemos dejado a un lado muchos de estos estímulos tradicionales y hoy en día necesitamos realizar ciertos ejercicios que nos ayuden a mantener una buena memoria.

4 ejercicios básicos para prevenir la pérdida de la memoria:

1. Mantén en funcionamiento la actividad cerebral

Leer y acordarse de lo leído, aprenderse canciones y tararearlas o generar rituales como establecer el orden del día, aprendérselo y luego evaluar qué cosas recordaste, son actividades que mantendrán tu mente y memoria en funcionamiento.

2. Usa tu capacidad de asociación

No dejes que sean tu celular o agenda los que se acuerden por ti, si quieres recordar algo empieza a generar asociación, elige objetos o lugares que te obliguen a recordar una situación. Por ejemplo, si siempre olvidas donde dejas las llaves, trata de ubicarlas en un lugar que te acuerde que debes entrar y salir, o si por ejemplo debes recordar una cita de los ojos, busca unas gafas de sol y ponlas en la mesa de noche, eso te ayudará a que cada que las veas tu memoria se active y no olvides tu compromiso.

3. Realiza actividades nuevas

Esto te generará un esfuerzo mayor de adaptación y así verás las cosas de manera diferente. Cosas tan simples como cambiar la ruta para ir de tu lugar de trabajo a tu casa o modificar un ritual de tu vida diaria, por ejemplo si lo primero que haces al llegar a tu casa es cambiarte y luego comer, modifica el orden de las cosa que haces, estas estrategias de flexibilidad te ayudarán a generar memoria.

4. Diviértete con juegos de mesa

Cuando realizas este tipo de actividades estas concentrado más en el juego, que en el ejercicio de prevención de pérdida de la memoria. Una forma agradable e inconsciente de estimular esta parte del cerebro que hace que a través de juegos como dominó, ajedrez, sudoku, rompecabezas, sopas de letras y crucigramas pases por todos los pasos del proceso de memoria.

Aspectos como la relevancia emocional, la buena alimentación y tus intereses personales también influyen para que puedas guardar cierta información con más facilidad.

¡Anímate a realizar estos ejercicios y cuéntanos qué otros conoces para prevenir la pérdida de la memoria!

Un grupo de profesionales en diferentes áreas de la salud está a tu disposición para resolver tus inquietudes.

Comentar este artículo

Recomendaciones para estar en óptimas condiciones

Estar bien para cuidar mejor

Cuidar de otras personas requiere esfuerzo físico y mental y para realizarlo de la mejor manera, debemos comenzar por cuidarnos a nosotros mismos.

Estilo de vida saludable

Cuidar de la propia salud

El cuidado de otra persona implica una serie de exigencias que pueden perjudicar notablemente al cuidador, tanto en el aspecto físico como en el psicológico.

Recibe información de tu interés

Recibe nuestro e-mail NotiTENA, entérate sobre temas de actualidad en bienestar y despeja todas tus dudas.

{{Mensaje}}