Cambios en el aparato reproductor femenino por el envejecimiento

Sexualidad femenina

21/02/2015

A medida que pasan los años, nuestro cuerpo va teniendo cambios de tipo hormonal, psicológicos y en el aparato reproductor femenino. Dichos cambios se producen en la relación entre las hormonas ováricas y las que son producidas por la hipófisis (en el cerebro).


Cambios por el envejecimiento

La menopausia es una parte normal del proceso de envejecimiento de la mujer. La mayoría la experimentan alrededor de los 50 años de edad, aunque se puede presentar antes de los 40 años en aproximadamente el 8% de las mujeres.

Los ovarios se vuelven menos sensibles a la estimulación de la hormona foliculoestimulante y la hormona luteinizante. Además, las hormonas producidas por los ovarios abarcan las diversas formas de estrógeno (incluyendo el estradiol), progesterona y andrógenos (incluyendo la testosterona). Estas hormonas también disminuirán alrededor de la época de la menopausia.

Las paredes vaginales se vuelven menos elásticas, más rígidas y delgadas. La vagina se vuelve más pequeña. Las secreciones se vuelven escasas y acuosas. El tejido genital externo se disminuye y se adelgaza, esto se conoce como atrofia de los labios vaginales.

Los cambios en el aparato reproductor masculino y femenino están estrechamente relacionados con los cambios en el aparato urinario

Efecto de los cambios

  • La fertilidad varía dependiendo de los niveles hormonales y cuando llega la menopausia se pierde la capacidad reproductora.
  • Los síntomas que acompañan a la menopausia varían y muchos son desencadenados por cambios hormonales. Sólo entre el 20% y el 30% de las mujeres presentan síntomas lo suficientemente graves como para que busquen asistencia médica.
  • Cambios en el tejido mamario de la mujer, en el deseo sexual (libido) y en su respuesta sexual.

Problemas comunes

Los músculos púbicos pierden tono y la vagina, el útero o la vejiga urinaria pueden "salirse" de su posición. Un prolapso de cualquiera de estas estructuras incrementa el riesgo de problemas como incontinencia urinaria de esfuerzo.

Se puede presentar irritación de los genitales externos (prurito vulvar). Las paredes vaginales se adelgazan, se secan y se pueden irritar (vaginitis atrófica). La relación sexual se hace molesta para algunas mujeres (dispareunia). Se presentan cambios en los niveles de microorganismos vaginales normales y hay un aumento del riesgo de candidiasis vaginal.

Cambios similares en la vejiga y la uretra pueden incrementar síntomas como polaquiuria y tenesmo vesical y hay un aumento del riesgo de una infección urinaria después de la menopausia.

Los sofocos, las alteraciones en el estado anímico, los dolores de cabeza y las alteraciones en el sueño son también problemas comunes que se presentan durante la menopausia.

Salud de la mujer

El envejecimiento no impide que seas capaz de tener o disfrutar relaciones sexuales.
¡Vive al máximo tu sexualidad!

Fuente: Enciclopedia A.D.A.M

Un grupo de profesionales en diferentes áreas de la salud está a tu disposición para resolver tus inquietudes.

Comentar este artículo

La sexualidad después de los 40

Sexualidad de la mujer después de los 40 años: romper mitos

Después de los 40 años, la mujer se acerca a la llegada de la menopausia. Conocer los cambios y diferentes fases por las que pasarás te ayudará a entender mejor esta etapa y romper mitos frente a este tema. En TENA te brindamos la información necesaria y te damos algunas recomendaciones para afrontar estos cambios de la mejor manera.

Recibe información de tu interés

Recibe nuestro e-mail NotiTENA, entérate sobre temas de actualidad en bienestar y despeja todas tus dudas.

{{Mensaje}}