Cirugía para la incontinencia urinaria de esfuerzo

Salud y bienestar

26/02/2015

La incontinencia urinaria de esfuerzo es un tipo de incontinencia donde una mujer sufre pérdidas de orina al realizar actividades cotidianas como toser, reírse, estornudar o hacer ejercicio.

Puede darse por debilitamiento del músculo del esfínter, que controla la uretra, lo que puede ocurrir como consecuencia de un embarazo o parto, o sobrevenir con la edad avanzada.

Los problemas de apoyo pélvico también son una de las causas principales de la incontinencia urinaria de esfuerzo. Estos problemas se producen cuando los tejidos y los músculos que brindan apoyo a la uretra, vejiga, útero o recto se debilitan o distienden. Estos órganos podrían entonces desplazarse hacia abajo y ocasionar pérdidas de orina o hacer difícil su eliminación.


Tipos principales de cirugías

1. Los cabestrillos uretrales :

Puede utilizarse un cabestrillo cuando la uretra se ha desplazado hacia abajo y fuera de su lugar habitual o cuando el esfínter de la uretra está debilitado. El cabestrillo consiste en una correa angosta que se coloca debajo de la uretra. Actúa como una hamaca para brindar apoyo y levantar la uretra y el cuello de la vejiga.

2. La colposuspensión:

Este tratamiento se utiliza cuando la vejiga y la uretra se han desplazado hacia abajo y fuera de su posición habitual. El tipo de colposuspensión que se realiza más comúnmente se denomina operación de Burch: se levanta el cuello de la vejiga para devolverlo a su posición correcta mediante algunos puntos en la pared vaginal y los tejidos de la pelvis. Estos puntos mantienen el cuello de la vejiga en su lugar y ayudan a dar apoyo a la uretra.



Incontinencia urinaria

Peligros de la cirugía

  • Lesión en la vejiga, intestino o vasos sanguíneos
  • Hemorragia
  • Infección de las vías urinarias o de las heridas
  • Trastornos urinarios después de la intervención (dificultad para orinar o síntomas de incontinencia imperiosa)
  • Problemas relacionados con la anestesia utilizada
Incontinencia urinaria de esfuerzo

Signos de riesgo después de la cirugía

  • Vómito
  • Enrojecimiento de las incisiones o exudado de las mismas
  • Flujo vaginal anormal
  • Sensación de ardor durante la micción o hematuria
  • Dolor o cólicos abdominales intensos
  • Fuerte hemorragia
  • Fiebre y escalofríos

Recuperación

La duración del período de recuperación varía dependiendo del tipo de cirugía que se realice. Es más largo para la cirugía abdominal y más corto en el caso de las intervenciones vaginales o laparoscópicas.

La intensidad de las molestias podrá ser diferente para cada mujer. Algunas mujeres podrían tener dificultades para orinar por un tiempo u orinar con mayor lentitud que antes de la cirugía. Durante este período, es posible que sea necesario utilizar un catéter para evacuar la vejiga varias veces al día. En casos muy poco frecuentes, si una mujer no puede orinar por sí misma, podría ser necesario ajustar o retirar los puntos o el cabestrillo.

Muchas mujeres se han sometido a la cirugía para incontinencia urinaria de esfuerzo y han tenido períodos de recuperación cortos, con buenas tasas de resultados positivos. ¡Consulta a tu médico!

 

Fuente: ACOG (American Congress of Obstetricians and Gynecologists)

 

Un grupo de profesionales en diferentes áreas de la salud está a tu disposición para resolver tus inquietudes.

Comentar este artículo

Qué es la incontinencia urinaria

Cuida tu peso para evitar la incontinencia

La incontinencia urinaria es un síntoma que se presenta con mayor frecuencia en las mujeres. Aunque las causas son múltiples, el sobrepeso es un factor que puede determinar su aparición.

Recibe información de tu interés

Recibe nuestro e-mail NotiTENA, entérate sobre temas de actualidad en bienestar y despeja todas tus dudas.

{{Mensaje}}