¡Cuidado! Una serie de recomendaciones para la edad adulta: segunda parte

16/01/2018

¡Cuidado! Una serie de recomendaciones para la edad adulta: segunda parte

Un estilo de vida inadecuado causa un aumento de las enfermedades crónicas y un aumento en la mortalidad por accidentes de tráfico, cáncer y enfermedades crónicas. Por eso, acá te traemos una serie de recomendaciones para que los factores protectores de salud sean efectivos y nos ayuden a prevenir y cuidar situaciones de riesgo:

-          No fumes

Dejar de lado el tabaco disminuirá las probabilidades de enfermedades respiratorias crónicas y cáncer de pulmón. Sin embargo, así no te veas en la capacidad de dejar este hábito, no fumes en presencia de personas no fumadores. ¡Por favor!

-          Sigue una alimentación saludable

Este factor está dirigido por las recomendaciones nutricionales consensuadas para la población, la cual afirma que una dieta saludable debe ser variada, agradable, suficiente y con un equilibrio nutritivo que varía según la etapa y la circunstancia de vida en la que se encuentre. Se recomienda tomar cuatro comidas al día, una dieta rica en frutas y verduras y tomar al menos dos litros de agua diariamente.

-          Realizar actividad física

En esta etapa de madurez se pueden desarrollar la mayoría de las actividades que realizábamos cuando éramos más jóvenes, pero a menor velocidad. Salga a correr, a caminar, vuelva a patear ese balón. Eso sí, ¡no se sobreesfuerce y cuidado con las caídas!.

Es recomendable mínimo una actividad de 30 minutos de paseo al día y se recomienda usar ropa cómoda, zapatos de tacón ancho y suelo de goma, mantener en sitios con buena iluminación, con un suelo que mantenga seco y despejado de objetos que dificulten el paso.

-          Mantén un peso adecuado

Su peso tenderá a aumentar según la madurez de su etapa adulta, pues su metabolismo basal será cada vez más lento. Una dieta sana y la actividad física le ayudarán a que esto no se convierta en un problema.

-          Protégete de la radiación solar

Evita la exposición solar excesiva y protégete con ropa y productos específicos que eviten el cáncer de piel. Si tu piel tiende a quemarse al sol toma medidas activas como el uso de cremas solares con factor de protección alto.

-          Protégete de las exposiciones ocupacionales y ambientales

Cumple estrictamente las regulaciones y medidas de seguridad de los establecimientos que frecuentes (trabajo, sitios de recreación y hasta en el mismo hogar). Protegerse de sustancias cancerígenas como la exposición pasiva al humo, radiación ultravioleta, gases radón, entre otros, es tarea de todos los días.

-          Mantén relaciones sexuales seguras

Utiliza preservativos y demás productos que eviten la transmisión de enfermedades sexuales como el herpes genital o infecciones por el virus como la hepatitis o el VIH.

-          Participa en los chequeos médicos recomendados para detectar el cáncer oportunamente

Estos programas están destinados a prevenir el desarrollo del cáncer o a aumentar la probabilidad de curación si se detecta tempranamente. Participa en los chequeos de cáncer de cérvix (citología) a partir de los 25 años si eres mujer y los de cáncer de mama (mamografía) a partir de los 50. Para hombres y mujeres es recomendable también el chequeo de cáncer de colon y recto después de los 50 años.

-          Participa en programas de vacunación

A nivel mundial, para la población adulta de 19 a 64 años, se recomienda las siguientes vacunas: tétano, difteria, tos ferina, papiloma humano, sarampión, parotiditis, rubeola, varicela, gripe, antineumocócica, hepatitis A y B, antimeningocócica y hérpes zóster.

-          Realiza revisiones periódicas de dentadura, visión y escucha

Prevén y detecta problemas en la dentadura y pérdida en la agudeza visual y auditiva, especialmente a partir de los 50 años.

-          Ejercita tu cerebro

Mantente activo intelectualmente leyendo, participando en juegos que midan tu capacidad de razonamiento y realizando actividades académicas o tareas educativas para que prevengas los efectos que se producen en la capacidad intelectual en la etapa adulta por falta de uso.

-          Ten pensamientos positivos

Mantener el “sí puedo” en la vida cotidiana fomenta el autoestima e influye favorablemente sobre nuestra salud mental.

-          Entrena diariamente las habilidades sociales y de comunicación básica

Mantén y adquiere habilidades sociales adecuadas para tu diario vivir, tales como: saber escuchar, usa adecuadamente la mirada en forma directa, horizontal y relajada, habla con un adecuado tono de voz, identifica el lenguaje no verbal de tu interlocutor, sonríe, expresa tus emociones, aprende a pedir ayuda, reconoce la labor de los demás y defiende tus propios derechos y opiniones con asertividad (sin que sea incómodo para los demás).

Un estilo de vida inadecuado causa un aumento de las enfermedades crónicas y un aumento en la mortalidad por accidentes de tráfico, cáncer y enfermedades crónicas. 

Un grupo de profesionales en diferentes áreas de la salud está a tu disposición para resolver tus inquietudes.

Comentar este artículo

Recibe información de tu interés

Recibe nuestro e-mail NotiTENA, entérate sobre temas de actualidad en bienestar y despeja todas tus dudas.

{{Mensaje}}