Síndrome de Burnout

 


Burnout

 

El síndrome de Burnout, también llamado síndrome de desgaste profesional o síndrome del trabajador desgastado, es un padecimiento que consiste en la presencia de una respuesta prolongada de estrés en el organismo, ante factores emocionales e interpersonales que se presentan en el trabajo.

Los más vulnerables a padecer de este síndrome son aquellos profesionales que trabajan de cara al cliente, como médicos, enfermeras, cuidadores, psicólogos, psiquiatras, terapeutas ocupacionales, terapeutas familiares, consejeros matrimoniales y docentes.

 

Síntomas


El síndrome de Burnout no aparece de la noche a la mañana, es el resultado de un proceso de desgaste físico y emocional. Por lo tanto es importante aprender a reconocer sus síntomas tempranos, para evitar que se convierta en algo más severo. 

La principal característica de este síndrome es un fuerte sentimiento de impotencia, sumado a una sensación de cansancio permanente. Hay frustración, irritabilidad, sensibilidad y depresión. También se presentan signos sicosomáticos como insomnio, dolor de cabeza, mareos, dolores musculares, trastornos digestivos, dermatitis, pérdida de peso y problemas cardiovasculares.

 

Causas


El síndrome de Burnout se relaciona frecuentemente a causas laborales, sin embargo también pueden influir otros factores como la personalidad o el estilo de vida de cada persona.

 

Causas laborales


  • No tener control sobre el trabajo. Sentir que a pesar de que se hace todo para cumplir con los compromisos, el trabajo no tiene fin.
  • Falta de incentivos laborales.
  • Falta de claridad en el rol que se desempeña y en las responsabilidades asignadas.
  • Monotonía.
  • Alta presión laboral y ambiente profesional caótico.


Estilos de vida y personalidades 


  • Personas adictas al trabajo.
  • Personas que se comprometen más allá de sus capacidades.
  • Personas que asumen demasiadas responsabilidades y se niegan a recibir ayuda de otros.
  • Personas que no duermen el tiempo adecuado.
  • Personas asociales.
  • Perfeccionistas.
  • Pesimistas.
  • Personas que sienten la necesidad de tener el control de todo. 


Puntos claves para la prevención:


La clave en la prevención del síndrome de Burnout es conocer tanto sus posibles causas como síntomas, así podrás realizar cambios en tu rutina diaria con el fin de prevenirlo.


Algunos consejos que puedes tener en cuenta en la prevención de este síndrome son:


  • Concilia tus expectativas con la realidad cotidiana.
  • Mantén el equilibrio entre el descanso y el trabajo.
  • Lleva una vida balanceada, donde haya tiempo para la familia y amigos, la actividad física, el trabajo y el descanso.
  • Ten una adecuada y justa jornada laboral.
  • Aliméntate sanamente. 


Si sospechas estar sufriendo del síndrome de Burnout: 


  • Acepta que el cansancio es frecuente pero previsible.
  • Busca acompañamiento profesional (psicólogos, psiquiatras).
  • Trázate objetivos reales, a corto plazo y factibles.
  • Delega tareas en otros familiares.
  • No te fijes solo en los errores que cometas.
  • Evita el aislamiento, mantente en contacto con amigos y familiares.
  • Aprende a poner límites al paciente.
  • Aprende a decir NO sin sentirte culpable por ello.


No olvides que el síndrome de Burnout es una fatiga laboral con repercusiones en el ámbito familiar y personal. Es un mal que no podemos ver, pero que afecta la calidad de vida de quien lo sufre. 

 

 

 

 




Sigamos en contacto