Estar bien para cuidar mejor


Estar bien para cuidar mejor

 

Cuidar de otras personas requiere esfuerzo físico y mental y para realizarlo de la mejor manera, debemos comenzar por cuidarnos a nosotros mismos con ejercicio y manteniendo una salud óptima y una actitud adecuada.

 

Las consecuencias en la salud física aparecen en las personas que cuidan a los pacientes dependientes y se derivan de los malos hábitos en la postura, un esfuerzo mal realizado y el sedentarismo, en la mayoría de ocasiones por falta de tiempo.

 

Sigue estas recomendaciones para cuidar de tu salud

 

  • Cuida la posición de la espalda en el momento de realizar todas las actividades de la vida cotidiana y especialmente cuando movilices a tu paciente

  • No olvides trabajar la fuerza y estirar tus músculos del abdomen, espalda, piernas y brazos. Estas zonas son las que más peso soportan a diario

  • Sólo con caminar a paso ligero, durante 20 minutos al día, notarás una importante mejoría en tu condición física, además de mejorar tu salud cardiovascular conseguirás otros beneficios tanto físicos como mentales ¿Cuáles?

 

Estos son algunos de ellos:

 

  • El ejercicio te hace más feliz:con el ejercicio combates las emociones difíciles como el estrés o la ansiedad

  • Hace tu cerebro más agudo:al aumentar el flujo sanguíneo por el ejercicio, mejora la memoria y tu cerebro trabaja mejor

  • Te hace dormir mejor:tiene un efecto directo a la hora de conciliar el sueño.

 

Recuerda llevar hábitos saludables en tu vida, así a la hora de cuidar estarás alerta a todas las necesidades del adulto.



Sigamos en contacto