Lucía Moreno
70 años

 

 

 

 

 

 

 

Me han dicho que a mi edad los escapes de orina son frecuentes, pero yo no lo sentía así, cuando ya hace años empecé a tener goteos.

Estaba empezando la etapa de calores y cambios de humor, que en sí ya era suficiente molestia, como para tener que convivir con la idea de estar teniendo pérdidas de orina.

 

Decidí entonces tomar menos líquidos, pero eso no resolvió nada. Terminé por evitar salidas largas y empecé a quedarme más en mi casa, tenía que cambiarme de ropa interior varias veces al día y el hecho de que tuviera pérdidas de orina estando por fuera, no solo me espantaba sino que era bastante incómodo, pues aunque usaba toallas higiénicas sentía humedad y mucha inseguridad por el tema de los olores.

 

Finalmente un día hablando con una amiga muy cercana se dio el tema y resultó que ella ya había pasado por lo mismo. Me recomendó unas toallas especiales que usaba y me dijo que podía escoger entre varíos tamaños, que con esos productos  me iba a sentir más segura y tranquila, pues ella notaba que de verdad no se sentía el olor a orina.

 

Ahora ya han pasado años desde eso, aprendí a manejar esta situación y me siento como una mujer llena de vida y encanto a pesar de mi edad, y lo mejor es que puedo seguir disfrutando sin tenerme que quedar en la casa.

Comentarios

Sigamos en contacto