Menú

Autocuidado, salud y bienestar

Salud en la mujer ¿Cuáles son algunas enfermedades exclusivas de mujeres?

Salud en la mujer ¿Cuáles son algunas enfermedades exclusivas de las mujeres?

Está comprobado por la Organización Mundial de la Salud que las mujeres viven más tiempo que los hombres, con una esperanza de vida de alrededor de los 74 años, mientras que los hombres de 69.

Y es que el cuerpo de la mujer es asombroso, ¡nos permite dar vida! Convertir nuestro cuerpo en un espacio para que el bebé crezca sano, fuerte y perfecto. Sin embargo, esta anatomía que nos diferencia de los hombres, hace que tengamos enfermedades exclusivamente de mujeres ¿sabes cuáles son? Descúbrelas aquí.

  • Cáncer de Cuello Uterino

El cuello uterino es la parte más baja del útero, que lo conecta con la vagina. Este está compuesto de dos partes, el endocérvix, que es la abertura del cuello uterino que va hasta el útero, está conformado de células glandulares.

Por otro lado, está el exocérvix, que es la parte externa y tiene células escamosas, llamadas así porque tienen apariencia de escama de pez frente a un microscopio, y normalmente se encuentran en los tejidos de los órganos huecos del cuerpo, como los del aparato digestivo y el sistema urinario.

Hay un punto donde se unen los dos tipos de células, esta es llamada la zona de transformación, es aquí donde con mayor frecuencia se genera el cáncer de cérvix. No hay una ubicación exacta, pues esta va cambiando con el pasar de los años, sobre todo si se estuvo en embarazo.

El cáncer de cuello uterino es uno de los tipos de cáncer más común en las mujeres. Se puede presentar especialmente después de cumplir los 30 años. El desarrollo de esta enfermedad es lento y normalmente comienza con una lesión de las células llamada displasia. En casi todos los casos puede ser tratada cuando se detecta por medio de una citología.

Aunque pueden pasar muchos años desde que una displasia pase a ser una cáncer de cuello uterino, hay muchas mujeres que no se realizan el control anual con la citología, por lo que no se le ha hecho un seguimiento a esta y resulta en un cáncer.

La mayoría de los casos del cáncer de cuello uterino tienen su origen en el virus del papiloma humano (VPH), ya que aunque existan muchas cepas de este, una de ellas es la causante de este tipo de cáncer.

¿Cómo se puede prevenir?

Para reducir el riesgo de tenerlo, lo mejor que debemos hacer es vacunarnos contra el VPH e ir a revisiones médicas periódicamente. Aunque la vacuna sea menos efectiva después de los 26 años aproximadamente, es mejor hablar con el médico especialista para ver si es pertinente hacerlo. Además de hacerse anualmente la citología vaginal, con el fin de detectar esos cambios oportunamente.

Existen dos tipos de pruebas para detectarlo: La prueba del Papanicolau (o citología vaginal) que busca cambios en las células del cuello uterino que podrían ser peligrosas en un futuro; y la prueba del VPH que identifica directamente la presencia de este virus.

  • Depresión Post-parto

Este es un tipo de depresión que puede ser moderado o intenso y sucede justo después de dar a luz, hasta más o menos un año después, por lo tanto, es una enfermedad exclusiva de la mujer.

Aunque no hay una causa exacta de su origen, durante el embarazo especialmente, hay cambios hormonales muy fuertes que pueden afectar el estado de ánimo de la mujer. Esta se puede manifestar por medio del llanto, pérdidas de apetito o insomnio, pero puede ser tan grave como perder interés por el bebé o llegar a tener alucinaciones. Las mujeres que ya sufrían de depresión antes del embarazo tienen más riesgo a desarrollarla.

Es necesario acudir a un especialista para tratarlo de la mejor manera posible, evitando daños físicos de la mamá o el bebé.

¿Cómo se puede prevenir?

Lo ideal es que durante los chequeos médicos, durante y después del embarazo, el médico busque señales de depresión en la madre, y dependiendo de la gravedad, puede sugerir asistir a grupos de apoyo o incluso tomar antidepresivos que no le hagan daño al feto.

  • Atrofia vaginal

También conocida como vaginitis atrófica, este trastorno provoca un adelgazamiento de las paredes de la vagina, y en consecuencia resequedad e inflamación. Sucede normalmente después de la menopausia, debido a que el cuerpo deja de producir grandes cantidades de estrógeno.

Es probable que más de la mitad de las mujeres pasen por ello después de la menopausia. Con esta vienen síntomas un poco incómodos, sobre todos durante las relaciones sexuales, como dolor o ardor, incluso la pérdida del líbido. Sin embargo, también está asociada con molestias urinarias como el dolor para orinar, infecciones recurrentes y algunos tipos de incontinencia.

A pesar de que es muy común, solo el 25% de las mujeres va a consulta por esta causa, esto por el desconocimiento de que los síntomas hacen parte de una Atrofia, y no una simple consecuencia de la menopausia, o porque les da vergüenza hablar de esto con su médico.

¿Cómo se puede tratar?

Aunque esta enfermedad exclusiva de la mujer es progresiva, pues cada vez el cuerpo va a producir menos estrógenos, esto no significa que debamos vivir con la incomodidad. Para disminuir el dolor que provoca la resequedad vaginal durante las relaciones sexuales, se recomienda el uso de lubricantes a base de agua, estos ayudan a reducir las molestias y a aumentar el placer.

También existen los hidratantes vaginales, cremas que ayudan a mejorar los síntomas de la resequedad, sin embargo, no tratan directamente la causa de la Atrofia, solo mejoran sus molestias.

Además existen tratamientos como la administración de estrógenos en crema o en forma de óvulos, que puede ayudar a reducir el engrosamiento de las paredes vaginales y a traer mayor hidratación a ellas.

Si se tiene escapes de orina se debe consultar con un médico especialista, allí tendremos una respuesta para ver si la incontinencia puede ser tratada con ejercicios de fortalecimiento pélvico o requiere de alguna intervención médica.

Para esos días de escapes mientras seguimos con nuestra vida normal, lo mejor es sentirnos protegidas usando los Protectores Diarios TENA Discreet , que absorben la humedad de la zona íntima y controlan el olor a orina. Dependiendo de la cantidad de goteos, es posible usar el protector que se acomode perfecto a nuestras necesidades. ¡No olvides pedir tu muestra gratis para que puedas encontrar los protectores ideales para ti!

Además de las incomodidades propias de las etapas de la mujer como la menstruación, las dificultades durante el embarazo, y los efectos de la menopausia, hay una condición, que aunque sea sorprendente, no es una enfermedad exclusiva de mujeres: el cáncer de mama, esta es la causa principal de muerte de mujeres en el mundo.

Por eso, en TENA queremos resaltar la importancia de hacerse el autoexamen de mama con regularidad, de esta manera, si se nota un cambio extraño en los senos, consultarlo inmediatamente con el médico. Así podremos darle una solución a tiempo y poder mejorar las probabilidades a nuestro favor.

Dirigido a:

MUJERES

Comentarios

Whatsapp