Cambia de país

Menú

Carta a mi vejez. Cosas que me digo a mí mismo todos los días

De todas las etapas de la vida, esta, era la que más me asustaba vivir. Verme caminando más lento que el resto, pensar en cuáles serían esos problemas de salud que me sorprenderían en la vejez y sentirme solo, mientras la vida de mis hijos y nietos seguía su curso natural, me angustiaba al punto de querer detener el tiempo por completo. Pero, como todo, los años pasan y hay cosas que son imposibles de evitar así que, decidí gozarme esta etapa y aprender de ella.

Cosas que he aprendido de mi vejez

Mi vejez me ha enseñado a ser paciente. No con los demás, eso lo aprendí yo hace mucho tiempo. Ahora estoy aprendiendo a ser paciente conmigo mismo. Porque si hay algo me ha dado duro durante esta etapa es ver que ya no puedo hacer cosas que antes hacía sin ningún esfuerzo. Hoy, hasta pararme del sillón donde pasaba horas leyendo cuando estaba joven, es toda una odisea.

Para recibir más contenido

También aprendí a despreocuparme del tiempo, a vivir sin cronogramas, ni horarios. Créanme que, después de haber trabajado toda mi vida, esto es algo que me costó más de lo que se pueden imaginar. Pasar tiempo en casa, despertarme un día de semana sin planes y sin nada para hacer, parecía ser lo más aburrido. Pero, con el tiempo entendí que tener horas extras para hacer lo que sea que yo quiera, es como un regalo de la vida y una recompensa a todo el esfuerzo.

Aprender a escuchar el cuerpo, parece una frase de cajón cuando estamos más jóvenes pero, durante la vejez, sí que lo tienes que poner en práctica. Entender que hay alimentos que te caen mal, que hay ciertas cosas que tu cuerpo ya no aguanta y que, así quieras exigirle, lo mejor es que entiendas que ya no es tiempo para eso, es uno de los aprendizajes más valiosos que he tenido durante esta etapa de mi vida.

Si hay algo que he aprendido en mi vejez, es aceptar la ayuda y ver cómo mis hijos y nietos, a los que yo de pequeños les tenía que ayudar en casi todo, han tenido que empezar a servirme de apoyo para dar algunos pasos que parecen peligrosos a mi edad, o ser mis profesores al momento de querer enfrentarme a la tecnología que ellos manejan con tanta facilidad. Después de mucho tiempo entendí, que no se trata de aceptar esas ayudas, si no de valorarlas, porque hoy estoy cosechando el amor que por tantos años sembré.

Ya sé que siempre hablamos de disfrutar los pequeños momentos pero, durante la vejez, sí que he aprendido a gozármelos. Tal vez, porque siento que ya me queda menos tiempo. A esta etapa, sí que le agradezco permitirme convertir un momento que antes parecía normal en el mejor de los planes.

La vejez, aunque todavía no lo he aprendido por completo, me ha enseñado o me ha acostumbrado a estar solo. Todavía no entiendo bien por qué el sentimiento de soledad es un síntoma común de esta etapa pues, si soy sincero, yo no estoy solo me tengo a mí mismo, a mi familia y a esos viejos amigos de toda la vida. Pero, sí tengo que aceptar que debes aprender a vivir con esta sensación que llega a ratos y algunas veces se queda por horas o días. La clave o lo que me a mí me funcionado, es siempre tratar de mantenerme positivo y de cambiar esos pensamientos negativos por algo bueno.

Y entre todo lo anterior, hay algo más, lo más importante para mí: creo que no hay época de la vida que te haga valorar tanto a tu familia, como esta. Agradeces todo de ellos. Que vengan a visitarte, que te inviten a algún plan, que te acompañen a tus citas médicas, que se preocupen por ti, que te llamen. Todo, absolutamente todo lo que sea relacionado con ellos, toma más valor durante la vejez.

No soy experto en estar viejo, apenas me estoy acostumbrando a esto de caminar lento, de visitar al médico con más frecuencia y de aceptar la fila preferencial al llegar a un banco. A los que están pasando por este momento como yo, los invito a disfrutarlo sin culpas, sin vergüenzas. Pensándolo bien no es tan malo si un día quieres dormir algunas horas más, o decides aprovecharte de tus canas para no hacer una fila, o saltarte algún plan.

12

Inscríbete a nuestro contenido

Recibe información especializada según tu necesidad y conoce todos los beneficios que TENA te ofrece.

TE PUEDEN INTERESAR

VER TODOS LOS ARTÍCULOS