Menú

¡No es tarde para encontrar tu propósito de vida! Personas que triunfaron después de los 50

¿Quién fue esa persona que dijo que es muy tarde para cumplir los sueños? ¿En qué momento se pasa a una edad en la que es imposible soñar? ¡Para nada! Por el contrario, con el pasar de los años vamos ganando experiencia de vida, y todos esos aprendizajes nos dejan propósitos de vida, muchas más motivaciones, deseos y metas por cumplir.

Seguramente no tenemos los mismos sueños que teníamos cuando éramos jóvenes, tal vez ya hemos cumplido algunos o ahora queremos estudiar otras ramas, desarrollar otros talentos y conocer cosas nuevas, esto porque hemos cambiado, hemos crecido y queremos explorar diferentes caminos.

¡Y es que nunca es demasiado tarde para luchar por nuestros sueños! Por eso, vamos a inspirarnos en 3 personas que lograron ser exitosas después de los 50 años, pues ellas nos enseñan que para alcanzar la fórmula del éxito es esencial tener un propósito de vida y mucha perseverancia, ¡y no tiene nada que ver con la edad!

  1. Tim y Nina Zagat A los 76 y 74 años Tim y Nina Zagat tenían como pasatiempo ir a comer a diferentes restaurantes, aunque algunas veces encontraban lugares que eran deliciosos, otras veces iban a otros que no valía la pena conocer. Por esto, decidieron crear un guía de restaurantes, preguntándole a sus amigos y conocidos sobre recomendaciones de estos en la ciudad de Nueva York, gracias a ello en 1982 surgió Zagat. En su primer año lograron vender 7,500 copias, y sus recomendaciones se volvieron relevantes en el sector, pues califican diferentes categorías como comida, servicio, decoración y costo. Años más tarde la empresa se expandió a otras ciudades y además de calificar restaurantes, recomendaban bares, hoteles, museos, teatros, zoológicos, aerolíneas, entre otros. En el 2011 la compañía fue comprada por Google por un valor aproximado de 150 millones de dólares. Tim y Nina Zagat nos enseñan cómo un pasatiempo, puede volverse una idea de negocio y lo mejor ¡hacerlo en compañía de la pareja!

  2. Ray Kroc: Tal vez no hemos oído su nombre, pero seguramente sí de su restaurante, McDonalds. Esto porque Richard y Maurice McDonald fueron los hermanos que crearon el famoso restaurante, pero fue Ray Kroc quien lo llevó al éxito. Después de intentar ingresar a la guerra como conductor de ambulancia, trabajó como pianista, vendedor de vasos de papel, y por último a los 52 años vendió batidoras en pequeños restaurantes de comida rápida. Su trabajo lo llevó a visitar el negocio de los hermanos Mcdonalds en 1954, aquí le sorprendió lo rápido que servían sus pedidos, esto porque solo tenían pocos productos, y se podían enfocar en hacerlos bien y muy rápido. Ray Kroc les propuso la idea de abrir una cadena de restaurantes, pues él tenía el sueño de tener varios restaurantes de comida rápida en diferentes partes de Estados Unidos. Su filosofía era singular para la época, ya que él tenía la idea de que siempre las hamburguesas podían tener el mismo sabor, esto, unificando los proveedores y los métodos de preparación en las múltiples franquicias que logró conseguir. Para 1958 Mcdonalds había vendido más de 100 millones de hamburguesas. Ray Kroc es un ejemplo de que la vida puede dar muchas vueltas de un día para otro, pero la persistencia ¡sí da frutos! El legado de Kroc es innegable, y gracias a él Mcdonalds es conocido como uno de los restaurantes más famosos del mundo.

  3. El Coronel Sanders Harland David Sanders a los 39 años decidió seguir su sueño de cocinar, luego de pasar por múltiples trabajos sin éxito alguno. En su pequeño local ubicado en una carretera de Kentucky, comenzó a vender pollo frito, donde poco a poco fue ganando reconocimiento gracias a su característica receta con múltiples hierbas que logró patentar en 1940 y que hoy todavía conserva su reconocido sabor. A pesar de que su negocio quebró cuando construyeron una carretera que desviaba a todos los carros de su restaurante, Sanders lo siguió intentando, y en 1950 con 60 años vendió su local por 75.000 dólares, pero él no paró aquí, el Coronel recorrió todo el país dando demostraciones de su pollo frito y logró vender franquicias de Kentucky Fried Chicken con la condición de que le debían pagar 5 centavos por cada pollo que vendían. Finalmente, el Coronel vendió Kentucky Fried Chicken a un grupo inversor por 2 millones de dólares además de un salario de por vida. KFC se extendió por todo Estados Unidos y por el mundo, y Harland Sanders es un claro ejemplo de que no debemos renunciar a nuestros sueños, no importa los obstáculos que la vida nos ponga, ni las puertas que nos cierren, pues con persistencia podemos llegar a una puerta que nos cambie todo.

Todos tenemos sueños diferentes, por tal razón no hay una edad correcta en la que debemos comenzar a cumplirlos. Por el contrario, con el pasar de los años vamos perdiendo miedo al fracaso, las responsabilidades con los hijos van disminuyendo, las deudas se van pagando, nuestra red de contactos es más amplia y ahora tenemos más tiempo para intentar cosas nuevas.

¡Así que no atrasemos nuestros sueños por más tiempo! Es el momento perfecto para atrevernos a hacer eso que siempre quisimos hacer, pero nunca intentamos. O quizás puede ser la segunda o la tercera vez que lo intentamos ¿Qué importa? Este es el momento de atrevernos, pues nunca es tarde para encontrar nuestro propósito. Recuerda que la vida puede cambiar en un abrir y cerrar de ojos, cuando menos lo esperamos.

123

Inscríbete a nuestro contenido

Recibe información especializada según tu necesidad y conoce todos los beneficios que TENA te ofrece.

TE PUEDEN INTERESAR

VER TODOS LOS ARTÍCULOS