Cambia de país

Incontinencia fecal

La incontinencia fecal es la pérdida del control de la evacuación de las heces, lo que hace que la materia fecal se salga por el recto de manera involuntaria, desde pequeños escapes de gases hasta una completa falta de control de las disposiciones.

Consideraciones generales

Las mujeres son quienes experimentan con mayor frecuencia incontinencia fecal, debido a que están más propensas a presentar desgastes en los músculos del suelo pélvico por embarazos y partos.

Existen estudios que indican que 3 de cada 1000 mujeres mayores de 65 años, presentan pérdida del control de las evacuaciones al menos una vez por mes.

¿Qué provoca incontinencia intestinal?

Existen diferentes causas que pueden provocar incontinencia fecal, entre ellas se encuentra el desgaste de los músculos del piso pélvico, encargados de sostener el recto y el ano. Sin embargo, el sistema nervioso también juega un papel importante en el control de la salida de las heces.

Posibles causas:

  1. Estrés.

  2. Daños neurológicos.

  3. Consumo frecuente de laxantes.

  4. Cirugías intestinales, prostáticas o ginecológicas.

  5. Hemorroides o prolapso rectal graves.

  6. Estreñimiento crónico que trae como consecuencia que los músculos del ano y los intestinos se estiren y se debiliten.

  7. Diarrea intensa que supera la capacidad de controlar el paso de las heces.

Diagnóstico de la incontinencia fecal:

Un tratamiento exitoso dependerá de un buen diagnóstico, por eso es importante visitar al médico en caso de empezar a presentar síntomas de incontinencia fecal, éste realizará un examen físico enfocándose en el área estomacal y el recto. Igualmente, llevará a cabo un tacto rectal y anal para evaluar el tono del esfínter, los reflejos anales y verificar cualquier anomalía en el área.

Exámenes de diagnóstico más comunes para la incontinencia fecal:

  • Coprocultivo.

  • Enema opaco.

  • Exámenes de sangre.

  • Electromiografía (EMG).

  • Ecografía rectal o pélvica.

  • Examen del tono del esfínter anal (manometría anal).

  • Procedimiento radiográfico que se realiza utilizando un medio de contraste especial para evaluar qué tan bien se contrae el esfínter (esfinterografía con globo).

  • Procedimiento radiográfico que se realiza utilizando un medio de contraste especial para visualizar los intestinos mientras uno defeca (defecografía).

  • Tratamiento y prevención.

En la mayoría de los casos la práctica de ejercicios para fortalecer los músculos del piso pélvico es suficiente para devolver la función intestinal normal. También pueden llevarse prácticas preventivas tan sencillas como una ingesta abundante de fibra, eliminar el consumo de alcohol y de cafeína de la dieta, y reducir el consumo de condimentos.

Tratamientos más comunes para la incontinencia fecal:

  1. Uso de medicamentos antidiarreicos como loperamida (Imodium).

  2. Fármacos que reducen el contenido de agua en las heces como carbón activado o Kaopectate.

  3. Cirugía de reparación del esfínter rectal.

  4. Trasplante del músculo recto interno.

  5. Implantación de esfínter intestinal artificial.

  6. Colostomía.

  7. En el caso de pacientes que presentan incontinencia por disminución de la capacidad de reconocer la urgencia de defecar, se recomienda ayudarlos a usar el inodoro después de cada comida.

Es importante tener presente que algunos medicamentos como antiácidos y laxantes, pueden ocasionar incontinencia fecal transitoria, especialmente en las personas mayores.

Visita nuestra sección de productos, y encuentra el absorbente indicado según el tipo de incontinencia.

TE PUEDEN INTERESAR

VER TODOS LOS ARTÍCULOS