Cambia de país

Reseña del libro Paula, el duelo de Isabel Allende

Paula es una mujer de 28 años que acaba de casarse y sufre de una extraña enfermedad hereditaria llamada porfiria. Tras una crisis es remitida a un hospital en Madrid donde llegan sus familiares más cercanos a cuidarla y acompañarla. Su madre se ve envuelta en una serie de dolorosas preguntas: "¿Dónde andas, Paula? ¿Cómo serás cuando despiertes? ¿Tendrás memoria o tendré que contarte pacientemente los veintiocho años de tu vida y los cuarenta y nueve de la mía?"

La madre de Paula es la escritora chilena Isabel Allende quien se aventura a escribir la historia de su vida a raíz de la enfermedad de su hija Paula. Quiere que cuando ella despierte, tal vez sin memoria, todos los acontecimientos de sus vidas estén registrados.

La porfiria se desató en Paula el 6 de diciembre de 1991 y pasó algunos meses, casi 1 año, en un hospital en la ciudad de Madrid. Cuando su madre, esposo y familiares más cercanos descubrieron que no había mucho por hacer, la trasladaron a California para que pasara los últimos días de su vida en familia.

Paula fue un libro escrito para lavar las heridas y llevar el luto de una muerte que se avecinaba. Isabel Allende sintió, y con razón, que si escribía Paula podría lograr que su hija nunca fuera olvidada y que quedaría en el corazón de todas las personas que leyeran el libro.

En el camino espiritual que Allende recorrió para escribir este libro, se encuentra con la historia de su propia vida incluyendo en él relatos de su vida familiar y personal, ocurrencias de la niñez, altibajos de la juventud, romances, anécdotas y vivencias en medio de la narración del Golpe Militar de Chile en el año de 1973.

La autora pretende establecer con su hija una conexión a través de las letras. Le escribe cientos de cartas que luego son compiladas y publicadas en un libro majestuoso que rememora la trascendencia de las mujeres en el equilibrio de la vida.

Este libro lo definen como una “prodigiosa evocación y un canto a la vida escrito desde el alma por esta mujer valiente y admirable”. Esta evocación nos hace recordar que las mujeres somos dueñas de un alma extraordinaria que tenemos que compartir con todos los que están a nuestro alrededor.

Isabel Allende escribe este libro mientras su hija se encuentra en coma, el diagnóstico no es prometedor, y ella en su desesperación comienza a escribir, desde su pasado hasta su hija, con miles de hechos en el medio. Esta es la forma en la que la autora lidia con la muerte de su hija, así hace su duelo y deja una obra por la cual su hija nunca será olvidada.

El proceso del duelo de la pérdida de un familiar es distinto para cada persona, es un reto, deja un dolor especialmente profundo. Así pensemos que la muerte es algo natural, nos pueden embargar sentimientos de confusión y tristeza, pero la mayoría de nosotros supera la pérdida, continuamos con nuestras vidas, y nos damos cuenta de que tenemos una gran capacidad de resiliencia.

Algunas cosas que podrían ayudar a llevar el proceso del duelo son:

  • Hablar sobre la muerte del ser querido con amigos o familiares cercanos, para comprender qué ha sucedido o recordar a esta persona. La negación lleva al aislamiento, y esto puede empeorar el proceso de duelo.

  • Aceptar los sentimientos que vienen después de perder a una persona cercana, es normal sentir tristeza, rabia, frustración y agotamiento.

  • Cuidar de si mismo y de su familia, continuar con la rutina hasta donde sea posible, comer bien, hacer ejercicio y descansar ayudará a que los días sean más fáciles.

  • Ayudar a otras personas que también sientan una pérdida, compartir recuerdos sobre las personas que fallecieron puede ayudar a lidiar con la pérdida.

El duelo no tiene una duración específica, todas las situaciones son diferentes, lo importante es no reprimir ningún sentimiento y recordar a esa persona que ya no está con amor, recordar los momentos felices que pasaron juntos.

TE PUEDEN INTERESAR

VER TODOS LOS ARTÍCULOS