Menú

Autocuidado, salud y bienestar

Sexualidad en la vida adulta: mitos y verdades

La vida sexual del adulto mayor debe dejar de ser un tema que se trata poco en la cotidianidad de las conversaciones. Envejecer no significa el final de la actividad sexual, sino una transformación que puede vivirse con mucho placer.

La sexualidad se compone de un delicado balance entre el cuerpo, la mente, el deseo, la pareja y las emociones. Un reto gigante que tenemos los seres humanos es que todos esos factores son variables a lo largo del tiempo, por lo que mantener una sexualidad sana y feliz es un descubrimiento de cada día.

Disfrutar al máximo de la sexualidad, pues según la Organización Mundial de la Salud OMS, esta ayuda a mejorar la calidad de vida de los hombres y las mujeres, porque beneficia la salud física, la salud mental y la autoestima.

Cambios en la vida sexual

La vida sexual debe transformarse y estar en constante evolución. Los hombres y las mujeres tenemos cambios en nuestro cuerpo y en nuestra mentalidad que van a afectar cómo vivimos la sexualidad durante la edad adulta. 

Cambios en las hormonas sexuales

La menopausia es un proceso natural que atraviesan las mujeres cuando los ovarios dejan de producir estrógenos y, a su vez, la producción de progesterona disminuye, que es una de las hormonas reproductivas más importantes.

Con la ausencia de esas hormonas en el torrente sanguíneo, se deja de tener el ciclo menstrual y ya no puede producirse, evidentemente, un embarazo.

Lo más frecuente es que este proceso se viva entre los 48 y los 52 años, pero no todas las mujeres son iguales y esto no siempre depende única y exclusivamente de la edad biológica.

Con la menopausia, puede aumentar el deseo sexual, porque para ellas la edad no modifica la capacidad de sentir placer y llegar al orgasmo.

Por otro lado, los hombres no viven un proceso tan notorio como las mujeres, pero, con la edad, sí tienen cambios en sus hormonas. A este conjunto de transformaciones se les llama la andropausia, que es el proceso en el que algunas capacidades sexuales y orgánicas disminuyen. Esto sucede principalmente porque baja la producción de testosterona, que es la hormona conocida como la de los hombres.

Algunos especialistas no están de acuerdo con el término andropausia y prefieren llamar a este proceso “Declive androgénico del adulto maduro”.

Es común que los hombres necesiten un estímulo directo para prepararse para el acto sexual, al contrario de lo que ocurría en la adolescencia y en la juventud, cuando una sola insinuación bastaba para que estuvieran listos.

Con todas estas cosas que le pasan a los cuerpos y a las mentalidades, es normal que haya una transformación del deseo y de las relaciones sexuales con el paso de los años.

No podemos pretender que todo se siga desarrollando de la misma manera que cuando teníamos veinte años, porque nuestros cuerpos ya no funcionan igual y porque estamos pensando y entendiendo el mundo de manera distinta, pero esto no tiene por qué ser un inconveniente... es una oportunidad increíble de descubrir en pareja la mejor manera de afrontar estos cambios.

Cambios en la zona íntima

Los cuerpos reflejan los cambios hormonales, especialmente en la apariencia y en el funcionamiento de las zonas íntimas. 

Veamos cómo:

Cambios en la sexualidad en la mujer

Con todos los cambios que trae la menopausia y los años, estos son algunas de las transformaciones más importantes que podrás estar notando:

  • Las relaciones sexuales se vuelven más satisfactorias al no existir temor de embarazo. Además, te recomendamos que explores prácticas nuevas sola o con tu pareja, porque es probable que tu cuerpo reaccione diferente a estímulos nuevos.

  • Algunas posiciones sexuales puede que ya no sean tan placenteras, por eso es necesario que mantengas un canal de comunicación seguro, abierto y libre de tabúes con tu pareja para que ambos se sientan cómodos y felices.

  • El sexo es mucho más que penetración: Los cambios en la vagina de las mujeres pueden hacer que el sexo coital deje de ser placentero, por lo que los masajes sensuales, las películas eróticas, el sexo oral o la masturbación se convierten aliados importantes.

Cambios en el hombre

En los hombres, los cambios hormonales son más lentos, pero puede que sus repercusiones físicas sean más evidentes que en las mujeres.

El principal problema que afecta a los hombres es que su sistema vascular ya no funciona igual y llega menos sangre a donde debería llegar, además, este problema se puede ver acrecentado por ciertos medicamentos que son muy comunes en adultos mayores.

Otro cambio relevante es la rigidez del pene y la fuerza de la eyaculación. Estas dos cosas no dejan de funcionar y es absolutamente normal que cambie el cuerpo con la edad, pero muchas veces los hombres se comparan con su pasado y sienten que no rinden como deberían.

Sin embargo, siempre hay que recordar que es normal que el cuerpo cambie a medida que pasan los años.

¿Cómo es la relación de pareja luego de los 60 años?

Las relaciones de pareja e interpersonales deben ser gratificantes durante toda la vida. Es cierto que, a medida que las personas envejecen, las relaciones que tienen se van transformando para que encajen de la manera más cómoda en la vida de cada uno. 

Sin embargo, las películas y la publicidad nos han vendido la idea de que solo las personas jóvenes pueden disfrutar del sexo; esto no tiene por qué ser así, no pensemos lo peor basados en mitos, mejor entendamos que, los cuerpos de las personas mayores pueden ser cuerpos sanos, pero también deseados y sexuados.

Mitos sobre la sexualidad en la vida adulta

Como todavía creemos que la sexualidad es un tema del que no se puede hablar en voz alta (y pasa lo mismo con la vejez), existen muchos mitos alrededor de la sexualidad en la vida adulta que aquí vamos a desmentir:

  1. “La menopausia es el fin de la sexualidad”: ¡Falso! La menopausia es solo uno de los cambios que experimenta el cuerpo de la mujer, pero no es el único. Esta etapa puede convertirse en la excusa perfecta para redescubrir la sexualidad, el deseo y a la pareja.

  2. “Las mujeres no pueden lubricar después de la menopausia”: ¡Falso! La lubricación vaginal sí puede volverse más difícil de conseguir después de la menopausia por todos los cambios que ocurren en el cuerpo de la mujer, pero existen muchas alternativas que tu ginecóloga puede recomendarte para que nunca sientas dolor o incomodidad.

  3. “La menopausia elimina la capacidad de llegar al orgasmo”: ¡Falso! Esto no tiene ninguna explicación científica y no hay estudios que demuestren ninguna disminución en la capacidad de sentir placer y llegar al orgasmo.

  4. “Los adultos de la tercera edad no se pueden masturbar”: ¡Falso! Todas las personas del mundo, sin importar la edad, tienen derecho a disfrutar de su cuerpo y a descubrirse por medio de la masturbación, solos o en pareja.

  5. “El deseo sexual se acaba con la edad”: ¡Falso! El deseo sexual, como muchas otras variables del cuerpo, puede ir fluctuando a lo largo de la vida, pero esto no significa que los adultos mayores no tengan deseos sexuales.

¿Cuándo buscar ayuda para mejorar la sexualidad en la vida adulta?

La ayuda la debes buscar cuando sientas que hay algo que no está funcionando bien y que deseas solucionar. Todas las mujeres deberíamos ir al ginecólogo al menos una vez al año por temas de salud, pero también es importante que él (o que cualquier otro especialista) nos ayude a resolver las dudas y los inconvenientes que tengamos en el desarrollo normal de nuestra vida sexual.

Recuerda que en TENA tenemos muchos artículos en nuestro portal que puedes consultar si quieres aprender más sobre todos estos temas de salud, bienestar y cuidado del adulto mayor. No podíamos perder la oportunidad de invitarte a revivir la conferencia virtual: Mente, cuerpo y sexualidad en la mujer. Te dejamos el link en el cual puedes ver de nuevo la conferencia -o verla por primera vez en caso de que se la hayan perdido-: https://www.tena.com.co/academia-tena/ Nuestros profesionales están siempre desarrollando productos y soluciones para todas las situaciones de la vida del adulto.

Dirigido a:

MUJERES

Comentarios

Whatsapp