Cambia de país

Menú

Lesiones por presión. Todo lo que debes conocer sobre estas lesiones, para cuidadores.

¿Qué son las lesiones por presión?

Para poder conocer todo sobre las lesiones por presión, tenemos que empezar por lo primero, hablando sobre qué son. Pues bien, las lesiones por presión (LPP) son lesiones en el cuerpo que se dan, como lo dice su mismo nombre, cuando se hace presión por mucho tiempo y en un solo punto. Estas son causadas porque al pasar mucho tiempo en la misma posición, la sangre no logra llegar a ciertas zonas del cuerpo, debilitando la piel de esa parte y provocando lesiones por presión. Los lugares en los que generalmente se presentan son:

  • Tobillos

  • Talones

  • Rodillas

  • Cadera

  • Codos

Al ser el resultado de una presión que está ahí por mucho tiempo, puede darse con mayor facilidad en las personas que tienen problemas de movilidad, o condiciones que los obligan a estar quietos por periodos de tiempo más largos, pero estas pueden ser evitadas tomando los cuidados adecuados.

¿Cuáles son los síntomas de las lesiones por presión?

Aunque sus síntomas parezcan obvios, es necesario hablar de ellos para que estés siempre alerta de cualquier señal de alarma, así que es esencial que los tengas muy presentes a la hora de examinar o analizar a tus pacientes. Mantén tus ojos muy abiertos a los siguientes indicios de las lesiones por presión:

  • Áreas de la piel con enrojecimiento o hinchazón.

  • Heridas o llagas en el cuerpo con apariencia de pus.

  • Cambios en la temperatura (aumento o disminución) de ciertas zonas del cuerpo.

  • Coloración violácea (cianótica) en las zonas comúnmente afectadas (tobillos, talones, rodillas, cadera o codos)

¿Cómo prevenir las lesiones por presión?

Las LPP pueden llegar a ser muy dolorosas, por eso, es primordial evitarlas a toda costa, para que los pacientes puedan tener una mejor calidad de vida. Para que trabajes con este propósito, hoy te contaremos algunos cuidados importantes que tanto tú como el paciente, deben conocer a la hora de prevenir las lesiones por presión.

  1. Como todo empieza por el cuidado personal, es muy importante que el paciente tenga presente las medidas que lo protegerán de las lesiones por presión y en los casos que, por las condiciones de salud, el paciente no pueda, lo hará por él, su cuidador; entre ellas están:

    1. Revisar diariamente cada parte de su cuerpo, y analizar posibles cambios en él. Estar muy alerta de cualquier enrojecimiento, cambios en la temperatura de ciertas zonas del cuerpo, o pequeñas laceraciones o heridas en la piel, sin razón aparente. Este tipo de cuidados también pueden ser realizados por ti, pero con la ayuda del paciente, será mucho más fácil identificar cualquiera tipo de cambios o síntomas en su cuerpo.

  2. Y como el tratamiento de diferentes condiciones, puede ser un trabajo en equipo que te involucre a ti como cuidador y al paciente, existen diferentes cuidados que ambos deben tomar:

    1. ¡Ser muy delicados con la piel! En el momento de bañar al paciente o de supervisar mientras él lo hace, se debe evitar restregar con fuerza, ya que esto puede dañar la piel y llegar a causar lesiones por presión.

    2. Asegurarse que después del baño, cada parte del cuerpo quede seca, de lo contrario las humedades podrán causar lesiones.

    3. Mantener la piel muy humectada, especialmente las partes del cuerpo como las rodillas y codos que suelen ser un poco más resecas.

    4. Y, aunque puede sonar un poco cliché, la alimentación y el consumo de suficiente agua durante el día, también son clave a la hora de evitar estas desagradables lesiones por presión, porque ayudará al paciente a mantener un peso saludable y tener una piel humectada.

    5. ¡Cuidar el tipo de ropa que se usa! Ciertos materiales de las prendas de vestir pueden contribuir con la aparición de lesiones. Generalmente aquellas telas que son más rígidas y pueden lesionar la piel.

¿Qué hacer si se tienen lesiones por presión?

La solución o tratamiento para las lesiones por presión, dependerá de qué tan graves sean y esto será determinado por un profesional (médico o enfermero), pero a grandes rasgos, existirán algunas recomendaciones que ayudarán a mejorar su aspecto:

  • Estar cambiando al paciente de posición constantemente, para evitar la presión en las mismas zonas del cuerpo.

  • Evitar al máximo la ropa muy ajustada y de telas muy rígidas, usar preferiblemente prendas que sean amigables con la piel, de materiales como el algodón.

  • Realizar al paciente terapias de movilidad, de acuerdo a sus capacidades. Es muy importante que tampoco se fuerce mucho al paciente y se conozcan sus límites.

  • Asegurarse que la persona tratada mantenga una dieta balanceada con alimentos ricos en proteínas y vitaminas, y esté bien hidratado durante el día.

  • Proteger las lesiones con cremas y parches especiales para esta condición. Es esencial consultar con el médico del paciente, para asegurarse que los productos que se estén utilizando, sean los adecuados.

Si quieres conocer más sobre las lesiones por presión, te invitamos a leer nuestro artículo “Clasificación de las úlceras por presión”, para conocer los grados que existen, sus principales causas y las zonas del cuerpo con mayor riesgo a padecer las lesiones por presión.

12

Inscríbete a nuestro contenido

Recibe información especializada según tu necesidad y conoce todos los beneficios que TENA te ofrece.

TE PUEDEN INTERESAR

VER TODOS LOS ARTÍCULOS